El Reño no puede con un muy buen Villarrubia

CD MIGUELTURREÑO

0

VILLARRUBIA CF

2

Ruiz Caba, Víctor, Lope (Yoko, 45’), Peli, Garceso, Johny Bravo (Nene, 60’), Alberto (Custodio, 75’), Tabú, Cristiano y José. Iván Sánchez, Iván, Ludeña, Manu Moya, Suso, Seoane, Luisito (Isma Rangel, 78’), Álex González, Nico Medina (Rubén Moreno, 65’), Vílchez (Matas, 75’) y Pablo Jiménez.
ÁRBITRO
Javier García de la Mora, asistido por Pedro Robledo Roldán y Raúl Abad García Morato. Amarilla a Lope, Alberto; Ludeña, Manu Moya, Pablo Jiménez y Matas. Roja al preparador físico del Villarrubia, Agustín Padilla.
GOLES0-1 (33’) Álex González; 0-2 (85’) Rubén Moreno.
INCIDENCIAS
Muy buena entrada en el Municipal de Miguelturra.

La calidad del Villarrubia se impuso en el Municipal. El Reño peleó contra un equipo superior, demostrando una vez más sus virtudes y sus defectos, claro. También lo hizo el equipo de Javi Bermúdez, al que le costó más de la cuenta cerrar el choque y guardarse los tres valiosos puntos en la cartera, donde hay 11, pocos para la clase y el estilo que desprenden los villerrubieros.

El Villarrubia llevó el cántaro a la fuente cuantas veces fue necesario hasta que se rompió. Los de Javi Bermúdez tiraron de clase, técnica y un cuchillo muy afilado que juega por la derecha, Iván Zaragoza. Los visitantes superaban en calidad a los visitantes, que, sin embargo, no tenían entre sus planes el de capitular. Los de Rojas no inquietaban para nada a Javi Sánchez, pero se defendían sin desfallecer, mientras el Villarrubia buscaba el hueco por el que colarse.

Las primeras ocasiones fueron de Pablo Jiménez, que aprovechó un pase de Luisito para encarar a Ruiz Caba, pero el meta consiguió despejar; de Iván Zaragoza, que se internó por la derecha hasta la línea de fondo, aunque su pase atrás lo despejó la defensa con muchas dificultades y de Álex González tras una gran cabalgada de Ludeña, cuyo pase lo remató alto.

El Reño apenas dejó algunas gotas de “esencia de Tabú”, que se sacó de la chistera un bonito pase que buscó y encontró a José, cuyo remate lo repelió la defensa visitante.

El Villarrubia abrió la lata a la media hora de partido. Tras sacar a la barrera una falta, los blanquiazules, rosas este domingo, abrieron a la izquierda, donde Álex González recibió, oteó, encontró y pasó a Pablo Jiménez para que el delantero marcara dentro del área.

El final de la primera parte pudo dar un giro radical al encuentro. El Reño estuvo muy cerca de la igualada. Tabú prolongó un pase para José. Pareció fuera de juego, por supuesto también al Villarrubia, hasta el punto de que su preparador físico, Agustín Padilla, acabó en el vestuario por reclamarlo. Pero García de la Mora no lo consideró así y el delantero churriego encaró a Javi Sánchez, con Manu Moya colgado a su espalda. José falló el lanzamiento. Lo detuvo el cancerbero más bien, pero porque Manu Moya le hizo falta, que quizás empezó fuera del área, pero acabó dentro, aunque el colegiado la volvió a sacar cuando la pitó. No acabó ahí la cosa, porque la falta la pegó José, engañando por completo a Javi Sánchez. Apenas diez centímetros separaron el golpeo de convertirse en el empate.

Rojas cambió de plan en el vestuario. Cambió a Lope por Yoko, dejando una defensa tres con dos carrileros. El cambio sorprendió al Villarrubia, el Reño se sacudió el dominio visitante. El partido se inclinaba, sin saber muy bien hacia dónde ir. El Villarrubia amagaba con el segundo, especialmente por la banda de Luisito, y el Reño pretendía crear peligro con cambios de sentido que buscaban especialmente a Alberto. Estuvo a punto de definirse con un tiro fabuloso de Pablo Jiménez al que respondió plásticamente Ruiz Caba, manteniendo el equilibrio.

Los visitantes no eran capaces de cerrar el partido, a pesar de que, según pasaban los minutos, más oportunidades generaban. Y cada vez más claras. Los recién salidos Matas e Isma Rangel tuvieron sus opciones de protagonismo, que desperdiciaron, como Pablo Jiménez. El que no perdonó fue Rubén Moreno, que también había salido en la segunda parte. El delantero depositó un rechace en el fondo de las mallas para resolver el partido a falta de cinco minutos.

El choque finalizó con una nota surrealista, que hay que agradecer a García de la Mora. Pasaba el tiempo reglamentado cuando Matas se disponía a encarar a Ruiz Caba. Era derribado dentro del área: penalti de libro. Pitó García de la Mora, pero… el final.

Francisco J. Otero/ Foto J. Jurado (Lanza)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *