Difícil papeleta para el Carrión ante el filial del Albacete

Tras nueve partidos sin ganar y con el descenso más que asumido desde hace algunas jornadas, viaja el Carrión hasta Albacete para el más difícil todavía. Se mide el equipo calatravo a todo un Albacete B que se juega la vida y que tiene un calendario propicio para lograr el difícil objetivo de la salvación. Con 36 puntos en la clasificación y anclado en la antepenúltima posición de la tabla, el filial blanco tiene por delante tres compromisos vitales hasta sumar, como máximo, 45 puntos. Además, el encuentro de hoy será el primero de los dos consecutivos ante su afición y los rivales invitan al optimismo ya que Carrión y Yuncos son dos de las tres pruebas que le restan. ¿Y el Carrión qué? Pues el equipo de Chule viaja hasta la ciudad deportiva Andrés Iniesta para intentar dar la campanada y tratar de despedir la temporada con alguna victoria más de los tres partidos que le restan. Además, la noticia de la no continuidad del técnico para la próxima temporada ha marcado de alguna manera la semana de trabajo y los propios jugadores quieren brindarle una victoria a su técnico. En el capítulo de bajas, una vez más, el rosario de lesionados, tocados y motivos personales macarán la convocatoria de un equipo que viene arrastrando este mal todo el curso. Y es que Candi, Brahim, Álex, Santi Bada, Pablo, Salva y Chorren no serán de la partida por diferentes motivos, aunque más de uno se vestirá para rellenar el banquillo. En la previa del encuentro de esta tarde, Chule hablaba sobre el difícil partido de hoy y decía que “imagino que saldrá un Albacete muy motivado, que debe salir a ganar el partido desde el comienzo, con mucha hambre, pero también con muchos nervios por la situación. Vamos a ver si alargamos un poco el partido, que pasen pocas cosas y que no estén cómodos para aprovechar esos nervios”. Calidad No dudaba en elogiar el técnico del Carrión a su rival de hoy al referirse como que “es un equipo de mucha calidad pero pueden acusar un partido cuando se les pone cuesta arriba, por lo que tenemos que ser serios”. Por último, cuestionado por cómo ha afectado a la plantilla su decisión de no continuar el año que viene al frente del Carrión, Chule reconocía que “mi decisión muchos la esperaban y otros lo sabían porque se lo había comentado a los más allegados. La sensación general es agridulce por lo que me cuentan; por un lado, tristes de que no siga con ellos, pero, por otro, contentos porque creen que debo hacerlo así porque será bueno para mí”.

Chicastro

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *